miércoles, 15 de febrero de 2017

MOMENTOS


Extraño al hombre del que me enamoré, del que adornaba mi hogar humilde, de rosas hermosas y delicados aromas..

El que me tomaba de un abrazo por las caderas y prometía un futuro a mi lado.
El que me daba besos en la frente y me dejaba velar su sueño, pero todo se fue al incierto destino...

Tu mentir me paralizó y fui incapaz de reaccionar.
Y me fui consumiendo sin intenciones de despertar, pero la realidad nos atrapó.

El dolor hizo que creciera un resentimiento contaminandome y no de inmediato, pasaron algunos días hasta que todo se impregnó de dudas, temor y confusion.

Mi rostro pálido al reflejo de un charco, débil vulnerable insegura ¿Que me pasó?

Pienso frecuentemente en su pecho y dormir sobre la masculinidad de sus músculos, aferrandome a ellos al amanecer...

Pienso en el modo en que me escuchabas admirando que a pesar de ser mas joven, yo analizaba más profundo que Tú la vida, la muerte, la noche, el silencio...

Te mostré caminos que tú no habías explorado y maravillado abriste las puertas de par en par, te perdiste entre pasajes y estados de animos... Adrenalinas y competitividad que involuntariamente te hacían querer ganar donde no existía punto de partida.

Me fuiste haciendo menos y dejé de causar impacto 
Quise llamar desesperada tu atención, pero estabas distraído en otras vidas que en tu juventud no viviste y pasaste por alto incluirme.

Tranquila pude comprender que te estaba perdiendo cuando decidiste abandonarme, tranquila y profundamente triste.
Retome mis cigarrillos, el mareo vespertino y mi dieta autodestructiva.
Mis hábitos y nociones que son complejos y en lugar de entenderme solo me rechazabas... No comprendes ni un poquito.
El extrañarte, el perder la comunicación y la confianza nos llevó a ambos a un intercambio de palabras hirientes y el brillo en nuestros ojos se opacaron lentamente.
Pero nostalgia queda en la letanía de mis noches, donde te encuentro en el aroma de los viejos edredones...

Pero melancólia invade al despertar cada momento e inconscientemente buscarte...
El vaso del café vacío y el ausente beso tibio de las mañanas apresurosas...

Una continuidad de momentos ya poco a poco distorcionandose y en el fondo mantengo el suave tacto intacto de las caricias que ya no podré darte ...

Morir de ti, contigo
volver a ser Nadie.

Ana Lerma 2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

OSCURIDAD

Me abrigo bajo el manto de esta inestable oscuridad que se aloja en mi pecho. Acariciando lentamente mis perturbados pensamientos. Aunada ...