viernes, 5 de mayo de 2017

Hilvanando energía

Hilvanando energía

Un panorama inexpresivo e inexorable de nada.

Profunda quietud,

Profunda tranquilidad,

Antes del retorno imprudente de realidad ..

Un suspiro llenando los pulmones,

Días conteniendo el bolígrafo inútilmente en mano..

Pensando en no pensar,

Hiperactividad antagónica...

Recuerdos suprimidos e ideas diatómicas.

Una nueva zona de confort, para la histeria

Debutando en sueños fisiológicos, debilitantes, constantes.

Aguardando el detonante.

Ana Lerma

El cadáver de la camilla 8

                  "-El cadáver de la camilla 8-"

En memoria de Ernesto, un paciente que tuve durante mi breve estadía, en Reynosa Tamaulipas.

(Como mala costumbre, siempre uso una breve introducción, para darme a comprender, y así poner un panorama en la lectura posterior. 

En mis 10 años como personal de Salud, como muchos colegas, he visto muchos pacientes morir, de todas las edades y bajo todo tipo de circunstancias.

Y si bien es cierto, El que nunca olvidas tu primera impresión, en tu primera defunción a cargo.

Yo en mi caso no olvidó a Don Ernesto, ya que a la fecha sigue siendo punto de introspección en mi vida diaria.)


(Parte 1)

Era una madrugada de julio del año 2014, Estaba en la sala de hospitalización hombres. Una de las zonas más sucias y realmente desagradable respecto al olor en toda el área.

Había muchos pacientes con pie diabético gangrenado, y no aislados y las enfermeras y yo nos turnabamos para salir a respirar aire fresco cada tanto. El aire acondicionado no funcionaba y se sentía el humor tibio emitido de cada paciente, debía haber algunos 25 esa noche en la sala. Muchos de ellos sudorosos, incómodos y aquejumbrandose del dolor. 

En algún momento entre las 2 a 4am cae al área un paciente de terapia intensiva, Con diagnóstico de VIH + Diabetes tipo 2 + Pancreatitis, Pero el ingreso por traumatismo craneoencefálico, no expuesto.

 La contusión no había alojado hemorragia interna hasta la hora y lo pasaron a la sala por ese motivo.

Pero obviamente, era claro; Que el paciente no pasaría la noche, lo notabas sólo con verlo.
En el area de la Salud, Tanto como Médico, Enfermeros, Intendencia, Nutricion, Psicologia, Quimicos y los que se involucran en el ambiente.

Sabemos que cuando cursan ciertos signos y síntomas, aunado de un caracteriztico aroma que emiten de la piel húmeda, es probable que entren en paro respiratorio, paro cardíaco, shock, descompensacion generalizada.

Algo que he notado estos últimos años en los adultos jóvenes y adultos maduros es que las palmas de sus manos están tibias y sus dedos muy fríos, refieren que quieren vomitar y terminan evacuando sustancia fecal semiliquida viscosa, peculiarmente fetida. He visto que el color es amarillo mostaza, verde bandera muy oscuro, o un extraño café anaranjadoso. 

Yo estaba en mi rondin de administración de medicamentos en la sala de enfrente la sala de hospitalizacion mujeres, y viendo las curaciones, preguntando si se les ofrecía algo a los que no contaban con familiar, cuando en eso; Entra corriendo el Médico internista, supervisión de Enfermería y un par de Médicos Residentes. Pensé entre mi, seguro es Don Ernesto.

Entre los quejidos de los pacientes y la amena conversacion de:

 "Hola buenas noches soy Ana, ¿se le ofrece algo? ¿Todo bien?" A lo lejos deje de escuchar el sonido/vibracion/zumbido del monitor de los electrodos, en el pecho de Don Ernesto, acompañado de un silencio.

Yo demore en curaciones, medicamentos, tendido de cama y cambio de venoclisis cerca de 1 hora, Justo me aseo y desinfecto mis manos cuando veo que no había más que 1 enfermera, me parece que estaba embarazada o era muy joven, no recuerdo exactamente como o porque, me ofrecí a amordazar a Él paciente de la camilla 8, seguramente no lo pensé demasiado al responder. Había salido de el otro hospital, que era particular y por cierto era muy contrastante la diferencia de un hospital privado al otro de gobierno, Sin embargo me sentía distraida, cansada y solo deseaba sentarme un momento.

Recuerdo que mis pies ya estaban hinchados y mis pasos ya no eran tan hábiles a esa hora.

Aun asi apresurada, Enseguida fui a buscar al familiar, para notificar que, en cuanto el cuerpo estuviera listo, lo llevaría al anfiteatro. 

Me sorprendió el que nadie había querido entrar a ver al paciente aún. No parecían impresionados, dolidos o en proceso de duelo.

Usualmente algún familiar va a despedirse, a abrazarle por última vez, siquiera decir alguna palabra.

En este caso yo podía ver el hastío en su expresión, tan indiferentes, entre ellos sólo hablaban sobre sus pertenencias, si las quemaban o tiraban a la basura.

No hicieron caso a mi noticia sólo me regalaron una mirada de medio segundo, Miradas arrogantes de gente de clase media alta, de esas que te miran por encima del hombro, sólo para que te calles.

Me aleje directo a juntar el material, gasas, batas, guantes, bolsas de varios tamaños, botas quirúrgicas, lentes y gorro.
Al volver a ingresar a la sala fue inevitable toparme de frente al tufo que hermético aguardaba dentro, directo en la primera respiración mientras abrí las puertas.


(Parte 2)


Ingrese así nuevamente, no pude evitar notar que ya estaba el cielo más azul que negro, recorro el pasillo y veo enfermeras dormidas, sentadas abrazados de sus expedientes y Médicos dormidos sobre las camillas vacías de los pacientes.

Es un verdadero lujo dormir al menos 10 minutos continuos, en este tipo de salas tan demandantes.

Me acerco a la camilla numero 8, con el paciente Ernesto, con los cestos de basura correspondientes y el material necesario, puesto que nadie iba ayudarme era evidente que debía llevar todo, prácticamente, lista para el batallón de guerra.

Lo primero que note en su rostro es la linea grisácea que dejan las lágrimas en las mejillas hasta el mentón. Y un par de flebitis en el área de sus venoclisis.

La técnica de amordazar un paciente es quitar todos los artefactos y medios materiales, como agujas, sondas, electrodos, pinzas, catéter, venoclisis, puntas nasales, cánulas, y más, colocándolos en bolsas pequeñas dentro de el cesto o una bolsa residual, de modo cefalocaudal ( de la cabeza a los pies y al final los genitales ) Y tapar los orificios húmedos ( oídos, nariz, boca, perineo, vagina y recto ) con algodón, apósitos o gasas.

Centímetro a centímetro vi y memorice la piel de don Ernesto, un paciente joven de 45 años, Su piel me dejaba pistas sobre lo limítrofe de su vida y excesos, No justifico el rechazo de su familia, pero debió ser difícil para ellos. Sus dientes eran café como el de los adictos a la metanfetamina. Que hace que se perfore el esmalte de los dientes y que pueda estrellarse o romperse por completo. Sus nudillos tenían callos, tal como las personas que ejercen un ejercicio que desgaste las articulaciones quizá boxeaba, quizá le gustaba reñir o se metía en muchos problemas.

Existe una condición llamada "Melena" que son heces con pequeños parásitos, gusanos que apenas se alcanzan a ver. En ocasiones similares a puntos o rayitas amarillas. ( El estaba bañado en ella )

Asimismo, en cuanto termine la superficie cefalocaudal de Don Ernesto, cubrí sus pies con gasas ¿porque? Por que sus uñas eran tan largas que lo considere un riesgo, además de que despedían un olor muy fuerte, por el hongo.

Al cruzar su pierna para retirar el pañal desechable, me vi en la necesidad de gastar las ultimas bolsas, puesto que las heces se habían desbordado hasta su espalda, laterales y entrepierna. Los guantes son demasiados cortos, llegan justo a la muñeca. Esto fue muy complicado, el solo mantener al paciente en esta posición sin ayuda, ejerciendo tanta presión, El debía pesar algunos 95 - 100 kg. Creo que el no ponerme nerviosa, ni comenzar a desesperarme siempre me ha ayudado demasiado y esta vez lo puse en practica lo mejor posible, para limpiarlo rápido y efectivamente. Tampoco se deja impecable, puesto que en la morgue los bañan pero lo ideal es quitar el mayor residuo.

Las sabanas estaban ( contaminadas ) con secresiones, sangre y heces. Y no era muy sencillo apreciar si había quedado algún tapón de aguja, torunda, gasa, y demás. Sin embargo ya había retirado algunas que estaban entre las almohadas.

No puede haber un buen rendimiento profesional cuando se toman acciones deliberadas sin consulta. Muchos estudiantes medicos y enfermeros acuden solos a visitar a los pacientes y en el"trans" no avisan a las enfermeras, Sucede que ocasionalmente cambian curación, y olvidan notificar. Un médico en cambio siempre va acompañado de el personal y los estudiantes, durante las visitas.

Menciono esto porque una minoría olvida los guantes que se usaron entre las sábanas, una que otra torunda ( bola de algodón con alcohol ) que puede o no, ir con un poco de sangre.

Muchas veces me pongo a pensar sí me hubiera ganado el asco y no hubiera sido meticulosa probablemente habría mas exposición a la contaminación. De la cabecera de Don Ernesto saque dos tapas de punzocat, y gasas con secreciones. Las cuales estaban a la vista y cualquiera pudo haberlas retirado antes.

Digamos que en el camino se hubiera caído una de estas, Digamos que la chica de intendencia es regañada y por las prisas no usa sus guantes, Digamos que pasa una enfermera y lo tira al cesto.

Pensemos si esta gasa con secesión en lugar de ir al cesto de residuos, llega al de la basura común.

¿Cuantas veces hemos encontrado agujas, o torundas con sangre en el cesto?

A veces los contenedores de artefactos punzocortantes no están a la mano, lo se, pero lo ideal es tirar la basura en el lugar correspondiente. Aunque sea solo una gasa con secesión.

 Hubo un caso aislado en Tamaulipas, hace diez años. Se tiro por accidente algunos dedos amputados y/o pie, se suscitó que un par de perros peleaban por estos. ( cuando a algún familiar le amputan un dedo, se desecha. Algunas personas se los llevan )

Y estos animales fallecieron por ese motivo, no sabrían decir de que paciente eran los dedos de los que se alimentaron los perros, pero, ¿y si ese perro hubiera mordido un niño? ¿Y si el paciente además de pie diabético y gangrena hubiera tenido alguna enfermedad infectó contagiosa? 

En medida que avanzan los años y vemos los hospitales cada vez mayor equipados, con auditorías constantes asumimos que no podría suceder algo mas allá que dar de alta al paciente. Pero no olvidemos que los hospitales de gobierno, fecundan un sinfín de historias en cada funda de almohada, en cada lavabo, en cada quirófano, en cada bata.

Y el ser enfermero, medico o intendente. Es lidiar y ver soluciones ante estos detalles. Cada quien en relación a su empleo. Y cada quien asume que el otro hace bien su trabajo.

(Pero a veces no es así.)

Cuando llegó el camillero me saludo muy cordialmente, y lo acompañe al anfiteatro. A los pacientes que fallecen se les envuelve como "momia" o "faraón" en la misma sabana que tienen puesta, rodeada de cinta. Y al terminar se pone una hoja en blanco con: Nombre, Número de expediente, Sala, Hora de descenso.

Al llegar al anfiteatro, había mas de 5 camillas con "pacientes / cadáveres" afuera. Y nos grito el hombre al fondo, -Ya no caben, ahí dejalo -

El camillero encantado de la vida de dejarlo ahí, pero hace menos de 20 metros había una salita de espera para rayos X, y me imagine que las consultas comenzarían pronto, al amanecer. Y que habría niños, mujeres embarazadas y demás.

Me firmaron de recibido y me retire a buscar a la familia, mas ya no los encontré.

En la sala me detuve a atender a una señora que quería vomitar y le dije - enseguida vengo, debo lavarme las manos-

A lo que ella respondió -Todas dicen los mismo, ustedes no quieren trabajar, se la pasan tomando cafe- 

Y así fue, las enfermeras, (incluida mi Tia Sylvia), me dijeron -Hey tomate un café ya vamos a salir.-

Otra enfermera fue a ver a la señora con náusea.

Y es así como terminamos nuestras guardias, con historias que contar, y recuerdos que vivir constantes.

Con los pies hinchados, con dolor de espalda, pero con todo un aprendizaje para formar la profesión. Experiencias y habilidades para fungir nuestros conocimientos, pero nada te hará mejor enfermero que la práctica en estos hospitales, donde vives la realidad.

Del que no importa cuanto reconocimiento busques, al final puede que fallezcas en una cama oxidada de cualquier hospital, donde nadie pretenda recibir tu cuerpo con urgencia.

Además, la audición es la última función que sigue activa después de morir. Imaginen que podemos escuchar mientras todos los médicos intentan resucitarnos, Mientras nuestros familiares se lamentan. Quizá no es perceptivo, es decir quizá no sentimos dolor pero el simple hecho de seguir escuchando, Me pone a analizar, las condiciones en que recibí a Don Ernesto. 

El seguro estaba escuchando.

En los hospitales privados, donde he tenido la oportunidad de trabajar, no te topas con este tipo de situaciones muy seguido, además de que todo esta auditoriado, inventariado, monitireado, y permaneces todo el tiempo vigilado por cámaras. 

Los dilemas en los hospitales privados oscila en repartir tu turno, entre atender las necesidades del paciente, llenar correctamente el expediente y resolver las demandas de supervisión o jefatura de Enfermería, así como auditores observando de modo inquisitivo tus errores. 

Pero de eso les hablaré después....


( Ana Lerma 2017 )



Nicotina

Nicotina:
Es dentro de las hediondas cenizas,

Donde fijo en ningún lugar la mirada.

Llevo a cabo mi ritual:
El de hacerme uno en la oscuridad.
Desapareciendo de planos aleatorios existenciales/banales.

Obligándome a abandonar los recuerdos,
Es inevitable.

Arañando el vientre, el dormido desespero:

Alejandome de todas las ideas punzocortantes.

Concluyendo

Cuando terminas una relación tóxica. ...

Existe un proceso de duelo:
Donde uno de los dos buscará enviar un mensaje y al responder, es empezar de cero.

Se recomienda guardar mucha distancia.

Al principio aún tienes miedo de saludar a las personas.. pero de lejos vez, como a ti ya te hicieron a un lado.

Un día te insultan y exponen como una mujer vulgar, otro día hablan de lo tanto que te extrañan. Y así sucesivamente, esto nunca se detendra.

Hay que ser muy firme y fuerte, hacer oido sordo a los chismes. El problema siempre va estar, pero aclarar las cosas a personas que no les interesas, sólo abre las opiniones a más espectaculo.

Se libre, siéntete libre.

No tienes nada que comprobar, para olvidar sólo basta, mantenerse ocupado.

Proyecta tu energía en cosas que te den un resultado objetivo.

No te tomes la vida tan a pecho.

Las personas mañana te olvidan, pero el tiempo perdido no se repone <3

Abrazos!!!

Ana Lerma))

Divagando

Bajo las escénicas gotas del drama!!

Calla aquel vaivén,
El de orientar la verdad hasta profundidades cegantes.

Cómo si a propósito,
Se mantuviese intacta.

Dormida, inmaculada.

¿Cuánto se ha de haber destruido,
Esperando una verdad, que mitige, tanto hastío?

Habremos de morir esperando.
Ya no confio más en el tiempo.

Al dejar de creer en las personas,
Me alegré de no haber vivido, entonces, de modo autónomo.

Muchas veces fui sumisa a antojos.

Muchas veces vestí de muñeca
Otras de marioneta.

Mi mirada inexpresiva, muerta.

A veces le quise
A veces no

Yo hace tiempo estoy vacia.

Intentó vivir la vida,
No tengo prisas

Nada en especial.

Mis ánimos se fueron en sorpresas,
En fracasos,
En caricias podridas,
En cenizas viejas.

Ya no puedo dar de mi.
No quedo nada para compartir.

Nunca aprendí a amar
Porqué nunca ame de mi.

Ana Lerma 2017

Emociones nos traicionan

* Escrita el 8 de Agosto de 2014* Es complicado conservar las imágenes inertes en mi mente, Ante tanta información desorientada pierd...