lunes, 15 de mayo de 2017

2009

En mi soledad
El ímpetu de mi mente,
es hiperactivo.
Encuentro detonantes precisos.

Bajo compañía duerme,
anestesiado de empatias absurdas.
Sometido...

Prefiero desaparecer una y otra vez.
Bajo neblinas,
Bajo cenizas.
Imagino cada tanto,
Aquella noche infinita en el mar,
Del 2009.

Recuerdo perfectamente,
Que el solo respirar era torpe.

Le hice el amor a la oscuridad,
Congelandome,
Entonces era joven y tenia miedo.

Me deje seducir,
Al claro de luna,
Al mar destellando,
A la arena rosa revuelta cobijando,
A la brisa húmeda, melancólica,
A tus ojos verdes fijos,
Llenos de pantano.

Me perdí en la magnitud de la luna.
Morí entre melodías vacías,
Nada queda en mi,
Desde ahí.

Lo he intentado una y otra vez...
Pero no logro asesinar tu esencia por completo.
Y término huyendo de los mortales,
Nadie es una sola partícula de ti.

Como síndrome de abstinencia,
Debí renunciar a tu imagen.

Año tras año,
me olvido de tu voz,
Pero las palabras finales,
Las mantengo perpetuas...

Dulces antes, hoy hirientes.

Algunas noches te he escuchado,
Sueles de la nada siempre encontrarme,
Ahora soy yo quien huye insistente.

Obnubilada permanezco
Decadente escena,
Enterrando las cadenas, vivo... No vivo.

Simplemente alejate...

Ana Lerma 2017

Desapareces mientras duermes

No de modo selectivo. Vas muriendo de a poco, cada vez que amanece con pesar. Aquel esfuerzo al despertar, Vaga incomodidad.... Una vez...